Galeria



  Soy Tamayo


  Contactanos


    Unporta







CAPITULO CATORCE
Autor: Eduardo Tamayo Aguirre DNI: 15.868.757E

ELEMENTOS SOCIO-RELIGIOSOS

COFRADÍA DE NRA. SRA. DEL ROSARIO Y DE SAN MIGUEL

Este tipo de cofradías estaban establecidas en casi todas las Parroquias, y en la mayoría de los casos se creaban alrededor del patrono, en el caso de Tamayo, el nombre lo cogió de su patrono San Miguel.

La del nombre "del Rosario" se estableció en todas las Parroquias de la Diócesis de Burgos por influencia de los Padres Dominicos y como un mandato de los Obispos, sobre todo a partir de finales del siglo XVIII.

Según un dato obtenido de los libros de fábrica, en el año 1705:

"se aconseja la fundación de la Cofradía de Nra. Sra. Del Rosario".

Tenemos una fuente de documentación importante a través de los libros del archivo de esta Cofradía, que se denomina Cofradía de Nra. Sra. Del Rosario y San Miguel de Tamayo.

Se fundó para "tratar y conferir las cosas que tocan y pertenecen al servicio de Dios Nuestro Señor".

Con fecha 23 de junio de 1706 tenemos un documento en el que figuran las normas de esta Cofradía:

1.- Había un Abad y un Prior, que eran clérigos y se turnaban cada año, y un mayordomo. Los tres eran elegidos por los cofrades.

2.- Los clérigos realizaban oficios por los cofrades.

3.- Días de la Cofradía:

Nra. Sra. De la Asunción, en agosto
San Miguel, en septiembre
San Pedro de Catthaelda, en febrero
San Miguel, en mayo

Los cofrades asistían con velas encendidas, menos los clérigos que llevaban el cetro de decir los divinos oficios. Cada uno que no cumpliese pagaría un cuarterón de cera para las velas, y se lo cobraría el mayordomo.

4.- Cuando hubiere cabildo, los clérigos debían de decir un responso.

5.- En la fiesta de agosto, era costumbre comer en casa del Mayordomo carne de carnero y de vaca. Si ese día no fuese día de carne, podían dejar la comida para otro día.
El que llegara tarde ayudaría al Mayordomo a guisar y a servir, o pagaría una libra de cera.

6.- El cónfrade que no acudiese a misa mayor el día de Nra. Sra. Perdía la ración.

7.- Ningún hermano se debía de ir de la Cofradía los días de Junta hasta que ésta se disolviese.

8.- Si hubiera un cónfrade enfermo, lo deberán de cuidar dos cónfrades que mandarían el Abad y el Prior. El que no cumpliese pagaría media libra de cera.

9.- Cuando muriese uno de ellos, cada uno rezaría 50 paternoster y 50 avemarías y una misa.

10.- Cuando muriese, le llevarían a la iglesia con candelas encendidas. Le sepultarían. Quien no cumpliese pagaría un cuarteron de cera.

11.- Si falleciese algún cónfrade fuera del lugar, deberían ir a buscar su cuerpo hasta un día de andadura de ida y venida. El que no fuere pagaría media libra de cera.

12.- Al día siguiente del fallecimiento, reunidos los cónfrades, deberán decir una misa por el difunto. Deberán estar todos los cónfrades y darán un real. El que no llegase antes del evangelio, pagaría un cuarterón de cera.

13.- El Mayordomo cobraría de los bienes del cónfrade seis cuarteles de pan, dos libras de queso y una cantara de vino. Si fuese pobre, quedaría exento.

14.- Si un cónfrade se saliese por su voluntad, pagaría lo arriba dicho y no se le admitiría nunca aunque quisiera volver.

15.- El que quisiera meter a su hijo pagaría la mitad de lo arriba dicho.

16.- Un día después de Nra. Sra. De agosto, se debían de juntar el Abad y el Prior en casa del Mayordomo harían las cuentas del año. Y el primer cabildo que se juntasen los cónfrades que era la víspera de San Miguel en septiembre, enseñarían las cuentas.

17.- El que quisiera entrar de cónfrade, pagaría una libra de cera y 100 maravedíes y dos cantaros de vino.
En el momento de la redacción del documento era Abad de la Cofradía Pedro Alonso de Ojeda, que era cura beneficiado de Tamayo.

18.- La Cofradía tenía como fuentes de ingresos: los castigos, la cera, las salidas de cónfrades. Y su gasto era la cera.

19.- Había una persona a la que se le nombraba "repartidor de velas".

20.- Las mujeres también podían ser cónfrades.

21.- Se realizaba todos los años una comida para los cónfrades el día de San Miguel, y le pagaban la comida al "visitador".
22.- Las elecciones de cargos se hacían anualmente.

23.- Había dos tipos de componentes: cónfrades y hermanos

24.- Análisis de los libros de cuentas de la Cofradía. Anotaciones:

a.- Las cuentas se llevaban en unos libros específicos para ello. Comienzan en el año 1682. En ellos se anotaban cada año el nombre del Abad, del Prior, del Mayordomo, los ingresos, gastos y el balance final. En el primer año figura un balance de 619 R.

26-abril-1701: se nombra un Juez de Comisión para realizar el apeo y amojonamiento de los bienes de la c¡Cofradía, y sus propiedades consistían en:
• Terreno negro
• Terreno blanco
• Aárea de nogal nueva
• Dos acheros de nogal y
• Viñás
Este año la cera era el mayor gasto y suponía el 85% del presupuesto total.
Faltan los datos correspondientes a los años de 1702 al 1723.
En 1729 aparece esporádicamente la figura de un "fiscal"
Año 1782: no llegaba el dinero para cubrir todos los gastos y por ello toman el acuerdo de reducir el tiempo de arder de las velas.
Los cónfrades debían de pedir permiso para realizar un viaje.
Y no admitían la entrada hasta la edad de 16 años
Ocupaban los siguientes lugares en las reuniones:
• El Prior al lado del Abad
• Al otro lado los Señores de la Junta
• Correlativamente los más ancianos
Las mayores velas debían de ser para el Abad, Prior, etc. Las más pequeñas para las mujeres.
El Mayordomo era el encargado de cobrar las entradas y salidas y encargado de las cuentas.
Año 1822: el que entraba después de los 25 años, debía de pagar el doble de la entrada.
Año 1751: se celebraba un día al año por los vivos y difuntos de la Cofradía.
Año 1759: eran fiestas de la Cofradía:
• La Cátedra de San Pedro, en febrero
• San Miguel, en mayo
• Nra. Sra. Del Rosario
• San Miguel, en septiembre

Todos los años se hacían dos reuniones, generalmente en la segunda quincena de agosto y la segunda muy próxima. La primera era para aprobar las cuentas y la orta para hacer la elección de oficios. La primera que se celebrara era la de las elecciones. Un solo año, en 1836 se retrasó a enero, por ausencia del Abad.

Cuando asume el cargo Santiago Diez de Medinilla, en 1777, no permuta su responsabilidad y siempre permanece de abad.


1817: acuerdan:
• Pagar por entrada 12 R. y por salida 13 R
• Pagar al cura por cada misa 4 R..
• Pagar por ornamento 6 R. (9 días) y 2 R. por cada día de honras
• Habrá cuatro misas obligatorias en el año (las mencionadas fiestas)
• A los que falten les multan con 4 R. igual que a los que no llegaban al evangelio y a los que no esperaba al responso.
• En cuanto se enteraban del fallecimiento de un hermano debían de rezar 3 paternoster, 3 avemarías y cuanto antes un rosario.
• Las elecciones se harían el 30 de septiembre, después de la misa de la Cofradía todos los años.
• El día del entierro y misa de salida arderían en el altar mayor cuatro velas.

1857: último año en el que tenemos constancia de la existencia de la Cofradía. En este año aparece la siguiente nota:

"Se paso a cobrar una cuota de 2 R. por hermano, de los cuales pagaron tan sólo 28, negándose los demás con disculpas".
Se hace referencia a que "según los siguientes resultados de recogida, se verá si se sigue o se descompone totalmente".

Posteriormente aparece una nueva nota de gastos del año 1874 y con ello acaban las anotaciones..

El número de cónfrades fue al inicio (1734) de 18-20, ascendiendo a un máximo 98 en el año 1803, para descender progresivamente.

 

MEMORIAS

En la Parroquia de San Miguel había el 22 de noviembre de 1819:

1.- Una memoria perpetua fundada por el bachiller Diego Alonso de Ojeda, cura que fue beneficiado de Tamayo. Consistía en cuatro misas, dos cantadas que se celebraban en Tamayo y dos rezadas en el Convento de Oña.

2.- Una memoria perpetua fundada por María Santos Díaz y que consistía en dos misas rezadas, a celebrar en el día de la Asunción y en el de Todos Los Santos.

3.- Memoria perpetua fundada por Juan y Pedro Fernández. Consistía en dos misas rezadas, y se celebraban por la Santísima Trinidad y Nra. Sra. de septiembre.

4.- Memoria perpetua que fundó Juan Alonso de Ojeda. Consistía en doce misas rezadas a celebrar una en cada mes.

5.- Memoria perpetua fundada por Doña Maria Alonso Delgadillo, Señora de Las Torres. Consistía en una misa rezada cada semana.

6.- M.P. por Diego Alonso de Ojeda

7.- M.P. fundada por el licenciado D. Pedro Alonso de Ojeda, y consistía en una misa cantada en el día de San Pedro.

8.- M.P. fundada por José de Barcena y otra por su mujer. Cada una consistía en una misa rezada.

9.- M.P. fundada por Francisco de Linaje

10.- M.P. fundada por Esteban de Barcena. Una misa cantada

11.- M.P. fundada por Paulina Alonso de Linaje. Una cantada

12..- M.P. fundada por Lucas de Linaje y Teresa Alonso

13.- M.P. fundada por Pedro Alonso de Prado. Dos rezadas

14.- M.P. fundada por Mathias Alonso y Miguel de Arriaga. Dos rezadas

15.- M.P. fundada por el licenciado Estevan Martinez de Tamayo, presbítero que fue capellán de Tamayo, y consistía en una misa cantada y 22 rezadas.

16.- M.P. fundada por Juan Alonso. Dos misas rezadas.

 

CAPELLANIAS

1.- De Nra. Sra. Del Rosario, fundada por el licenciado D. Juan Díaz, canónigo que fue de la Iglesia de Burgos.

2.- Capellanía fundada por Pedro Diez Cortes (libro de fábrica año 1714)

Las dos capellanías fundadas estaban en la misma capilla:

"En esta Parroquia hay una capellanía fundada por D. Juan Díaz canónigo que fue de la Sta. Iglesia Metropolitana de la Ciudad de Burgos, su actual capellán D. Aniceto de Barcena, coadjutor en la Parroquia de Oña. Su capital consiste en veinte y seis escrituras de ventas y censos redimibles. Asciende a la cantidad de cincuenta y seis mil setecientos setenta y cuatro como resulta de la última visita practicada en la Villa de Poza en el año cincuenta y uno a cuatro de agosto por el Esmo e Ilmo Sr D. Cirilo Alameda y Brra.
Produce anualmente este capital nuevecientos setenta y siete con diez y siete mrs. y ocho fanegas de pan medrado.
Cargas: pago de la contribución correspondiente a esta cantidad a razón del catorce por ciento. Cientotreinta misas anuales, hacer un ornamento para la capilla de diez en diez años, reparar la ropa y zera y oblación para celebrar dichas misas, las que por declaración de D. Aniceto están cumplidas"

En dicha Parroquia existe otra capellanía fundada por D. Pedro Diez Cortes también canónigo que de la Sta. Iglesia de Burgos. Su capellán actual D. Manuel Ojeda, residente en Cantabrana.

"En veinte y uno de febrero de mil ochocientos cincuenta se le hizo embargo de los productos de esta capellanía..... por no haber acreditado por espacio de algunos años el cumplimiento de las ciento veinte y ocho misas con que está pensionada dicha capellanía. Veinte y cuatro escrituras de censos redimibles formaban parte de esta capellanía, que importaban la cantidad de capital de veinte mil ochocientas nobenta y ocho, y con veinte y dos mrs".

 

FUNDACIONES

1.- Fundación que hace Paulina Alonso de Ojeda. Consiste en una misa cantada al año el día de San Paulina, que es el 21 de octubre (fecha del documento 19 de octubre de 1722)

A esta persona se le sepulta en la capilla de la Iglesia de Tamayo, capilla que fue fundada por D. Juan Díaz.

2.- "Autorización para realizar una fundación a cargo de José de Barcena, consistente en una misa anual rezada en Tamayo en el día de San José o su octava"

3.- "Autorización de realizar una fundación a Esteban de Barcena, de una misa cantada anual en el día de San Esteban o su octava".

Testimonio de fundación:
Año 1700: María Santos Díaz
Año 1726: Pedro Alonso de Ojeda
Año 1787: José Barcena
Año 1722: Paulina Alonso de Ojeda
Año 1728: Esteban Martinez de Tamayo


APOSTOLADO DE LA ORACIÓN

Su existencia viene reseñada en el segundo libro de matrícula.

Se estableció el 19 de marzo de 1894, con:

• Socios de tercer grado, en número de 12
• Socios de segundo grado, en número de cinco
• Socios de la comunión reparadora de tercer grado que comulgaban el primer domingo de cada mes. El número era de 11.
• Comulgan cuando mejor pueden, número de 2
• Comulgan el tercer domingo de cada mes, número de 11
• Socios de segundo grado que comulgan cuando les plazca, número de 9.
Firma de la reseña: "El director del Centro" --- Candido Oñate y Martinez.