Galeria



  Soy Tamayo


  Contactanos


    Unporta








CAPÍTULO 3: MARCO HISTORICO
Autor: Eduardo Tamayo Aguirre DNI: 15.868.757E

PREHISTORIA

                         Esta zona geográfica del norte de Burgos (España) ha estado habitada desde hace muchos siglos, desde los tiempos del hombre prehistórico, tal y como lo describen estos datos. Son esencialmente dos los abrigos rocosos encuadrados en el término municipal de Oña, que han arrojado la presencia de restos adscritos al arte paleolítico: la Cueva de El Caballón, La Blanca y la Cueva Los Moros o de Penches

• "La cueva de Caballón, en la Provincia de Burgos, en Oña de su estrato magdaleniense, con bastones de mando, pero no pinturas parientales". (Pueblos primitivos de España).

                        Fue descubierta y excavada en 1.916 por varios padres jesuitas. Destacaban numerosas azagayas y una pieza singular: un bastón de mando perforado con el grabado de una cabeza estilizada de rumiante, realizado sobre un candil de ciervo pulido, hoy en día se encuentra en paradero desconocido.

• "La cueva de Penches, descubierta en 1925 se halla situada cerca de Oña, en el Partido de Briviesca (Burgos), perteneciente administrativamente al término de Barcina de los Montes y a 6 kms. de Oña. Las figuras lo están con trazos gruesos, acaso por la blancura de la pared, efecto de la calcificación superficial. Se presentan únicamente cabras... Parece que pertenece al magdaleniense inferior... se hallan cerca del arte iberoaquitano y aun podrían incluirse en él en su fase airuñaciense." Aquí nos encontramos con la representación de cinco cabras, cuatro grabadas y una pintada y grabada. Las primeras aparecen agrupadas en dos parejas, realizadas con grabado de trazo simple único, se representan de perfil y con los cuernos de frente. Es significativo que una de ellas aparece con un trazo largo y recto que cruza el cuerpo como si de un venablo se tratara. La última se obtiene con finas rayas grabadas y un difuminado en pintura negra apreciable en varias partes del cuerpo.

 

IMPERIO ROMANO

           Desde la prehistoria hasta los primeros siglos de nuestra era, la época de los romanos, no poseemos documentación.

                     Los romanos llegaron progresando por el río Ebro hasta la zona del norte de la Península habitada entonces por vascones, autrigones, cantabros. En toda esta geografica existen múltiples muestras de su paso e incluso asentamientos, habiéndose descubierto construcciones tales como calzadas romanas, grandes depósitos, canalizaciones, casas, minas.

Tamayo: Distribución de habitantes y ocupantes en la época romana

                           Por el mismo pueblo de Oña pasaba una calzada, que era la más importante de las que, partiendo de la meseta, accedían a los puertos del Mar Cantábrico. No tenía las características de calzada de primera categoría, pero si era muy importante. Partía de Briviesca y se dirigía hacia Poza de la Sal. De allí nacía una derivación que pasando por Terminon se metía entre Tamayo y Oña, llegaba hasta donde ahora está el Monasterio de San Salvador. Este ramal se juntaba con otra calzada que venia desde Encio , Frias, Pancorbo, subía por un valle que se introduce por la Sierra de Oña y Obarenes hasta el pueblo de Oña, donde enlaza con la otra calzada que desde allí se dirigía hasta Traspaderne, Medina de Pomar, el Crucero, bajaba el puerto de los Tornos, Cloindres y Laredo.

                          En la conquista de Cantabria por parte del Imperio Romano, es probable que se asentase temporalmente en esta zona un Cuerpo de Ejercito. El Cuerpo Principal, donde se hallaba Cesar Augusto, se situaría en las llanuras debajo de las peñas de Amaya, hasta donde llegaba la tribu cántabra, que mugaba con la tribu otrigona. Un cuerpo de ejército estaría delante de Tamayo y otro en Poza de la Sal.

 

Calzada romana en Pancorbo

Elementos romanos en Pancorbo

                        Para dirigir esta empresa acudió el propio Emperador de Roma. Su campamento lo tenía en Sasamon (antiguamente Sesijamon). De este ejercito nos interesa La Legio VI, asentada en esta comarca (Birovesca) o en Amaya al lado de Villadiego, mientras la Legio VII estaría en Leon (Esquema).

                        Es muy probable que el lugar al que nos referimos, donde ahora se halla Oña, estaría dotada de una mansión, de un lugar de reposo. Al darse este hecho en un cruce de caminos, históricamente era muy frecuente que construyesen un fuerte para defender la zona. Como consecuencia es cierto que en la zona, y con toda certeza, en el actual lugar de Oña, había una torre romana donde actualmente se asienta el Monasterio de Oña, restaurada en el siglo X-XI d. de C. En Oña se habla de una mansio (lugar de descanso), defendida por el torreón. En el siglo X se consolida como fortaleza contra los árabes.

                     Posteriormente observamos que entre los años 830-840 d.c., Oña está totalmente en manos de los cristianos, y es una avanzadilla de la Reconquista que se inició en Asturias con Don Pelayo. Allí vivían los grandes caudillos, el Obispo, etc.


EDAD MEDIA


                        En esta época de nuestra historia se pierde en la ignorancia de lo desconocido y en la oscura historia de la época romano-arabe-medieval, el nacimiento tanto de Oña como de Tamayo. Ningún documento aporta luz para aclararnos nuestras dudas. Por ello tenemos que recurrir a datos orientativos tales como:

- tipos de construcciones
- asentamientos de las mismas
- evolución de los núcleos de población
- extensión geográfica
- riquezas del lugar

                        Utilizando estos datos indirectos emitiremos nuestra teoría sobre la primera localidad poblada del lugar. Inclinamos nuestra opinión hacia la previa existencia de Oña sobre la de Tamayo.

                        No existe tal duda en lo que respecta al monasterio de San Salvador de Oña, del cual poseemos amplia información sobre la fecha de su construcción, motivación, influencias, etc. Sabemos que sobre la base de Oña, del pueblo, del fuerte, se construye un gran monasterio. El pueblo de Oña contaba con circunstancias que le imprimían un carácter, tales como su ubicación estratégica, riqueza, servicios, medios de comunicación, etc., lo cual hizo que el Conde don Sancho aprovechase para situar allí el Monasterios de San Salvador, y que en el futuro va a tener un gran poderío, una gran influencia cultural, política y estratégica. Analizaremos este aspecto ya que es trascendental en la historia de la comarca.

                        El Conde Don Sancho elige este lugar para realizar una "Fundación", posiblemente la más importante de toda la época medieval de la Península. A excepción de Sahagún no habrá otro monasterio que haya tenido tantas propiedades como las que ha tenido Oña. Su poder fue muy importante. Por ejemplo, en el siglo XVI recogía mas de 25.000 fanegas de trigo, cuyas rentas se empleaban para fines sociales ( por ejemplo estaban a su cargo tres hospitales: Rubena, Cornudilla, Oña).

                       Después de la Ciudad de Burgos, Oña fue el núcleo de población que históricamente mas ha pesado en Castilla desde el siglo XI al XIV.

Vista general de Oña actual

                              Oña centra la importancia histórico-cultural de esa región. El Conde Don Sancho, antes referido, nieto de Fernán González, es quien da a la Villa el rango Condal, creando en ella el Señorío-Infantado más importante de Castilla para residencia de su hija Trigidia quien llegó a poseer cerca de 300 de las 2.000 iglesias burgalesas, y a tener por tributarios a más de 200 villas, desde el Nervión al Pisuerga y desde el Arlanzaon al Cantábrico (según el documento fundacional del año 1011). (Col.Dip. de S.S. de Oña. pág. 11 doc. num. 8).

 

                             Sancho el Mayor de Navarra lo convierte en Monasterio Benedictino en el año 1033, dirigido a partir del 1035 por el Abad Iñigo, que hará de la Abadía el Señorío Monástico más poderoso de Castilla.

 

                           El reinado de Alfonso VIII (1169-1214) marca el máximo esplendor económico. Para ello contribuyeron de forma muy importante los propios monjes, quienes llevaron a la zona las nuevas teorías económicas de Cluny y las nuevas formas de cultivar de la Borgoña francesa y también realizaron las primeras grandes construcciones (la Iglesia de Oña era la más importante de todo Burgos y se construye entre 1065-1075).

                          Varios aspectos completan su importancia y su influencia.

• importancia geográfica, por su ubicación, estrategia, paso obligado de meseta a montaña y mar
• políticamente la importancia que le dieron los regentes. La calzada, que utilizaban los Reyes con sus grandes comitivas, pasaba por esta zona para acceder a la costa, a Laredo, Asturias. La via de la Autrigonia (habitada por autrigones), comunicaba Virovesca con Laredo.
• La utilizaron los embajadores de Alfonso VIII, de camino a Burdeos para traer a Leonor de Plantagenet princesa de Inglaterra que nació el 13-X-1162, en Domfront, Normandía (Francia). Casó con Alfonso VIII de Castilla, en Burgos, el 22-IX-1177. El nombre de "Leonor" se hizo popular en España, a partir de entonces. Entre otros, tuvieron por hijos a Enrique I -rey de Castilla de 1214 a 1217- y a Berenguela de Castilla que se casó con Alfonso IX, rey de León y fueron padres de Fernando III, rey de Castilla. Otros posteriormente también utilizaron esa via, tales como Juana La Loca, Reyes Católicos, Carlos V, Felipe II.

                             En los siguientes años surge una época de decadencia, hacia el siglo XIV, resurgiendo posteriormente y alcanzando su máxima expresión con los Reyes Católicos.

                            A partir de la segunda mitad del siglo XVIII comienza una segunda decadencia del Monasterio que terminará en el siglo XIX con la finalización de esta Fundación milenaria. A partir de entonces por decreto de Isabel II se hace cargo del Monasterio el Arzobispo de Burgos, vendiéndose parte en pública subasta a Don Claudio Asenjo en 1837.

                            En 1880 lo adquiere la Compañía de Jesús que lo dedica a Colegio Máximo, donde ha permanecido hasta 1967, año en el que pasó a poder de la Excma. Diputación de Burgos, que lo ha convertido en Sanatorio Psiquiátrico, cuya función cumple actualmente.

                           Todos estos aspectos históricos de Oña, como los económicos, sociales, geográficos, políticos, etc. influirán muy directamente sobre nuestro pueblo, sobre TAMAYO.

                            Aunque en los documentos más recientes, tanto administrativos, como jurídicos y eclesiásticos figura que Oña engloba a Tamayo, tal y como ya lo hemos mencionado, no siempre ha sido así, sino que a través de la historia su tónica general mantenida ha sido la de una continua pugna de propiedades, compras, ventas uso de parrales, dehesas, bosques, con continuas disputas entre sus Concejos. Durante la mayoría de su historia Tamayo ha sido un pueblo con todas sus características y su funcionamiento ha sido totalmente autónomo. En varios documentos pertenecientes a los siglos XI-XII-XIII vemos que aun cuando Oña acaparaba la atención de la zona, en cambio Tamayo mantenía su independencia, mucho más que otros núcleos de población, incluso más lejanos.

                       Así vemos:

"Don Sancho, Conde de Castilla, y su mujer Doña Urraca, conceden a los vecinos de Tamayo y de Oña la plantación y el cultivo de la Nava que acotan, reservándose su dominio" (fecha 28 de febrero de 1011. Documento ...)".

                         Menciones como esta son habituales en documentos de la época, lo que significa claramente que eran dos pueblos bien diferenciados. En varios documentos posteriores se reflejan cesiones, cambios y aumentos de las propiedades del Monasterio y en ninguno figuran tierras o elementos de Tamayo. Incluso en el año 1148 se detallan todas las propiedades del Monasterio de Oña y no aparece nada referido a Tamayo.

                     A partir del año 1152, el Obispo de Burgos hace depender, en lo que a carácter eclesiástico-diezmal se refiere, a Tamayo de Oña. así por ejemplo:

"El Concejo de Tamayo entrega al Monasterio de Oña y a su Abad Don Pedro II 30 Mvs. de oro para dar solamente en lo sucesivo cinco mil sueldos de maneria" Año 1194.

"reconocimiento de heredades en Tamayo por Don Pedro IV Abad de Oña" (año 1283 ).

                       Por su proximidad y sus conflictos, a lo largo de la historia, la relación entre ambos pueblos ha sido muy estrecha. La involución del pueblo de Tamayo ha afectado a Oña, y la proximidad de éste ha influido en la involución del primero. Hacia Oña han emigrado los habitantes de Tamayo. En los archivos propios del Oña se hacen referencias continuas a habitantes de Tamayo, personas que con el apellido del pueblo residen allí. Podemos incluir aquí un abad apellidado Tamayo que regentó el Monasterio en la época de Felipe II. Actualmente muchas de las familias originarias de Tamayo residen en Oña

                      Juntos pero separados han vivido ambos pueblos. Nos referenciamos por ejemplo a la "sentencia de amojonamiento para...."

"que dicho lugar de Tamayo usen de ello como cosa suya propia y que el dicho Concejo de Oña no pueda cortar el ello ahora ni en ningún momento".

La sentencia incluye que si Oña hace algún uso indebido de ello pagará
"dies maravedíes por cada yugada que le hallaren cortando de madera de leña...."

Tamayo: vista general aérea (Paisajes Españoles)


                     Varias conclusiones emergen de estos hechos:

• Oña y Tamayo fueron dos pueblos con autonomía, independiente.
• Eran dos pueblos enfrentados habitualmente (quizás su origen se halle en los enfrentamientos entre Señoríos, tal y como más adelante veremos)
• El núcleo principal de población siempre ha sido Oña.
• La influencia que ha ejercido Oña sobre Tamayo
• Paulatina absorción que ha realizado Oña sobre Tamayo en el último siglo, hasta su total anulación.