Galeria



  Soy Tamayo


  Contactanos


    Unporta







DATOS HISTORICOS, FECHAS, PERSONAJES

Aunque no podemos precisar la fecha de nacimiento del pueblo, sí que podemos, basándonos en fuentes documentales rotundas, afirmar que tal lugar, TAMAYO, ha sido habitado desde muy antiguo,

            La primera noticia que se tiene de la villa, se obtiene a través de las fuentes musulmanas. En el año 934 los ejércitos de Abd-er-Rahman III van a protagonizar una de las mayores razzias en territorio castellano, así junto a estos avanzaban un gran contingente de hombres cuya finalidad es la destrucción de cosechas, tala de árboles frutales y vides, así como el incendio y saqueo. Este ejercito llegará a Oña y allí según los documentos musulmanes destruirán un castillo y un monasterio.

            En el año 950 Fernán González dota de fueros a la villa. Con fecha del 967 aparece datado un diploma por el cual Doña Eldora al entrar de monja en el monasterio de San Juan de Cillaperlata concede al abad Ovidio y a dicho monasterio el lugar de Sorroyo (posteriormente se quedó reducido a una simple granja de San Salvador de Oña, de cuya villa dista unos dos kilómetros, junto al lugar de Tamayo) el cual se encuentra en el alfoz de Onie.

 

Posterirmente y correspondiente a la fecha del 7 de marzo de 993 d. de c., tenemos el siguietne documento, el cual, trascrito por Juan del Alamo en su libro Colección Diplomática de San Salvador de Oña dice:

 

993-Marzo-7-Martes

 

       H.N.-D.P. de Oña- Carp 269, num. 5 120-160 mm

a)      Perez de Urbel, Hist. Del Conde Castilla. Tomo III, apéndice 511, pags 1259-1260.

b)      Perez de Urbel. Edición focopica. Ob. Cit. Tomo II, capitulo XXIII

 

X.P.S. In Dei nomine Ego Obieco, et ego Odessenda et ego Fredenando, placuit nobis, espontanais nostras boluntates/ una pariter bendibimus a tibe, Didaco et ad uxor tua Prollina nostra ereditatem quas abrimos de nostros pa/ rentes in territorio de Tamaio, in terras, in binias, in pumares, in ortales, in kasas, in omnia nostra eredita/ tem ubi potueris, tu Didado et Prolina inbenire, et accedimos precio pro ipsa ereditate, ego io (sic) Obie/ co et Odessenda et Fre  denado de tibe Didaco et de uxor tua Prolina, quanto nobis bene conpla/ cuit ide (sic) est X solidos de ariencos quos nobis complacuit, et precioi contra tibe Didaco et uxor tua Prolina non/ remansit debitu pro dare, nec nobis iures nostros de me Obieco et Odessenda et fredenando in ipsa eredi/ tatem abeas tu Didaco et Prolina bel filis uestris ipsa ereditate confirmata in perpetu abitaturi et/ in seculum seculi. Et sic aligquis omo de póst odie bel tempore, boce bos sublebeberit, pro ipsa ereditate ego/ io Obieco aur Odessena aut Fredenando aut filis nostris, aut neptis nostris, aut aliquis de apertinen/ tibus nostris, bel de gens nostra, aut aliqua aubrogata persona boce bos aduxerit pro ipsa ereditate, quo/ modo bos pariet ipsa ereditatem duplicatu et bel melioraru ipsos limites, con quales fruges/ et deficio abuerit, tibi Didaco et ad uxor tua Prolina del ad filiis uestris et iscrip tura ista ple/nam abeat firmitate. Facta huius benedicio die notu III feria, ipsas nonas macias era TXXXI, rex/ Bermudoi in Legion et comite Sanco Garcianic in Kastella. Ego Obieco et Odessenda et Fredenan/ do merkato que fecimos et precio accepimus et iscriptura ista legente audibimus et de manos nostras/ !!! reborabimus et presentes testes roboraberunt. Falcone hic testes. Gelga hic testes Monniu/ hic testes, manos nostras!!! roborabimus in mano de Ferrugo . sumus roboratus. Iscriptura ista Di/ daco iscripsit. (Signo)

 

Colección Diplomática de San Salvador de Oña. Autor Juan del Álamo. Pag. 10., doc. Num. 6

 

            Cuyo texto traduce y resume Juan del Álamo:

 

“ Los hermanos Obieco, Odesenda y Fernando, venden a Diego y a su mujer Prolina, su heredad de Tamayo por diez sueldos de plata.”

En el documento numero 8 del mismo texto recopilativo, resume:

 

“Don Sancho, Conde de Castilla y su mujer Doña Urraca, fundan el  Monasterio de San Salvador de Oña, ponen por abadesa a su hija Trigidia y hacen relación de sus posesiones con que dotan a la Abadía”.

 

            Estos documentos dejan claras dos cosas:

  1. La existencia del pueblo de Tamayo anterior al año 993 d. de C.
  2. El posterior nacimiento del Monasterio de San Salvador de Oña

 

Señalado con el documento numero 51, y con fecha 20 de Noviembre del año 1067, martes, dice:

 

A)    A.H.N. – D.P. de Oña. – Carp 27, num 1, 310 x 140 mm

B)     Regla del Abad Domingo, fol 129

C)    Yepes, Coronica, tomo V, fol 334, num 70

 

Anal. – A.H.N. – Cod. 16B. – Num 583. – Indice …, s. XVIII, p8

 

            (Christus) Sub potentiam celestis regis et eiusque ineffabile sacramentum. – Ego Obequo licet indignus nulliusque persuadentis ingenio, sed diuino ardore/ accesum, non coacte sed spontane, non imbitus sed voluntarie, pro remedio anime et trado corpus meum simulque animam ad atrium Sancti Micaelis arcangeli uel Sancto Eulalie, sen Sancti Cosme et Damiani/ omnibusque reliquiis ibi quiescentibus, necnon et tibi domo meo Telloni presbiteri, uel omnibus dominis in supra scripto cenobio sub tuo commorantibus/ dominio, cum omnia mea substancia que habeo in Tamaio, tam mobile quam etiam inmobile, omniaque inuenire potueris ex mea facul/ tate in omni loco tibi sic concessum ab omni integritate, et ut supra resonat omnibus seruientibus in Sancti Michaelis qui est in aditum de/ Tamaio, iure eterno perpetua secula. Amen hec omnia superius descripta seu roborata, concedo Deo et tibi dommo meo Telloni presbiteri…

 

(Colección Diplomática de San Salvador de Oña. Juan del Alamo. Pag. 88, doc. Num. 51)

 

            Que traducido y resumido dice:

“Donación hecha por Don Oveco a S.Miguel de Tamayo y al presbítero Tello de cuanta hacienda poseía en dicha villa” (según una nota adjunta de este mismo documento “Tamayo tenia el Monasterio de San Miguel a la que alude el documento, fundado por dos caballeros hermanos Fernando Rodríguez y Falcon Rodríguez, hijos ambos de Rodríguez Diaz).

 

            Nemesio Arzallus S.J’ en su libro “El monasterio de Oña” dice:

 

“La fecha mas remota que se conoce en los anales de este Monasterio es el 3 de Febrero del año 1002. En ella el Conde Don Sancho y su mujer Urraca hacen un intercambio de tierras con el infanzón de Barcina Gomez Díaz y su mujer Ostrocia, y compra a varios infanzones de Tamayo algunas heredades que poseían en la Vega. Gomez Diaz recibe las villas de Tobera y Quintanaopio, diciendo el lugar en que se asienta hoy el Monasterio, mas otros de los que luego fue desposeído”.

 

            Todos estos datos son los que inicialmente centran nuestro estudio, aportando:

  • Fechas exactas y muy concretas
  • Acontecimientos históricos
  • Datos geográficos
  • Datos nominativos de personajes trascendentes en la vida de Vascongadas y Castilla.

 

Según varios datos de lugareños  y de estudiosos del tema Tamayo, se construyo en la época de la Reconquista un castillo, unas “TORRES”, que se hallaban incluidas en una línea defensiva, y que seria la de Oña-Tamayo-Terminon-Castellanos-Poza. Parece que se creo como un Señorío.

 

En este momento, suponen una aportación muy importante los datos aportados por Juan del Álamo de su Colección Diplomática de San Salvador de Oña, en cuyos documentos dice:

 

  • “Garcia González, caballero infanzón y vecino de Tamayo, a su regreso de Tierra Santa, concede a Oña…” (Col. Dip. De S.S. de Oña, Doc.244, pag. 293, año 1.174). Estos datos suponen una gran aportación a nuestro estudio y hablan por si solos de la actividad del pueblo, de su carácter habitado, de la nobleza de sus personajes y de la participación activa de los mismos en la vida social de la época.
  • “Diego Pérez de Tamayo y su mujer Sancha venden al Monasterio de Oña varios solares en Tamayo y otras heredades por 30 mvds., un buey, una viña, una tierra en el lugar indicado, mas un dia de molienda cada quincena, reinando Alfonso VIII.” (Col. Dip. De S.S. de Oña, Doc. 265, PAg 316, año 1.182)

 

Podemos sacar varias conclusiones lógicas de estas lineas:

  • Personas que habitaban en Tamayo
  • Medios de vida que utilizaban
  • Importancia de cada uno de ellos
  • Carácter individual que mantenían Oña y Tamayo.

 

En los documentos numeros 313, 316, 317, 324, 340, 397, 403, 409, 421, 432, 488, 490, 494, 544, 552, 715, 730, y 740, que comprenden de los años 1.196 a 1.284, van apareciendo sucesivamente diversos nombres de personas residentes en Tamayo o relacionados con el mismo (Col. Dip. De S.S. de Oña tomos 1 y 2) tales como:

 

“Gonzalo Azures, Diego Fernández, Martin (Caballero de Tamayo), Garcia González, Juan Díaz (Canónigo), Pedro Tamayo, Garcia López, Diego Pedro, Don Tello, Gonzalo González (Inflazon), Diego González, Bartolomé de Tamayo, Nicolás Gracia, Domingo Pérez, Don Antón de Tamayo, Domingo Mate, Gonzalo Ruiz. Varios nombres de estos personajes podemos encontrarlos en la historia general de Castilla y Vascongadas asociados a hechos de la época, con lo que podemos centrar y situar el sitio que ha ocupado Tamayo en la época medieval.

 

En el segundo tomo de Juan del Álamo, continúan las alusiones a personajes en los documentos números 479, 501, correspondiente ya al año 1283. En ellos se menciona a Nicolás, Juan Díaz, Doña Igles de Tamayo, Pedro Ruiz, Juan Gordo, Michel de La Fuente, Pedro Perez del Val, Pedro Juanes, Don Justo hijo de Doña Igles, Gonzalo Martinez el clérigo, Ferran Martinez de Prado, Juan de Prado, y los caballeros Lope Garcia y don Thello y Garcia Lopez.

 

También los documentos complementarios de este conjunto como son los publicados Dña Isabel Oceja en su libro “Documentación del Monasterio de San Salvador de Oña (1032-1284)” mencionan otros elementos de personajes como: Guter Tellez hijo de Don Tello, Martín, Domingo Joanes, Benito, Domingo Pérez, Domingo Gordo.

 

Siglos XIV y XV

 

En esta época hubo una gran remodelación de las estructuras sociales, y de los personajes.

 

Con las máximas posibilidades, las ruinas que hoy encontramos en Tamayo, asi como otros elementos de arte, corresponden a esta época. Su construcción se realizo sobre una estructura anterior ya existente, la cual pertenecería a las fechas hasta aquí mencionadas, de los siglos X, XI y XII. Arquitectónicamente, las ruinas que hay tenemos, corresponden al siglo XIV.

 

Habla de su existencia, de esta construcción, un documento que se conserva en el ayuntamiento de Oña y que se titula “Sentencia arbitraria de amojonamiento entre los pueblos de Tamayo y Oña. Copia” cuya fecha (de la copia) es de 25 de Octubre de 1561, y en dicho documento hace referencia a la fecha de 9 de mayo de 1467, diciendo en su contexto:

 

“… y luego fue notificada esta sentencia al dicho señor GONZALO GARCIA DE SALAZAR, SEÑOR DE LAS TORRES DE TAMAYO, de esto son testigos Lope Garcia de Salas escudero de dicho Alcalde y Alfonso Lope clérigo de Oña y de Tamayo…”

 

             "Gonzalo García, el fijo mayor de Garci ´lopes, casó con doña María Alonso de Tamayo, que fuendo manceua del Rey don Pedro, que era mucho lozana e fermosa, que creó el solar de Tamayo..". María funda mayorazgo el 15 de enero de 1402 para su hijo Juan, que pasa a su hermano García. Compuesto po "la mia casa y torre que yo he en Tamayo lugar que es zerca de la villa de Oña", con heredades, casas, molinos, vasallos..... y diversos bienes en pueblos cercanos. También entraba la mitad de la iglesia del lugar y una capilla en donde se enterraba la familia."

            Al morir sin hijos Gonzalo Garcia de salazar a principios del siglo XVII se sustancia pleito por la sucesión a Tamayo y Quintana Martin Galindez, que se habían unido con el matrimonio de sus padres. Gonzalo había dejado el mayorazgo en estado lamentable "..habia dexado caer la casa de las torres de Tamaio ... y perder otras así mismo y la renta dellas y dexado heriales y perdido muchas cantidades de parrales, viñas y huertas en el dicho lugar de Tamaio"

            Como el pleito se prolongó durante un cuarto de siglo el mayorazgo se deterioró aún más: "por culpa y omisión contraria...., se habían causado más cuatro mil ducados de daños por haverse undido parte de las dichas torres y una benta en el dicho lugar de Tamayo"

("Arquitectura fortificada en la Provincia de Burgos" de Iocencio Cadiñanos Bardeci)

Ligamos la oportunidad que nos da este documento para centrar históricamente el personaje que figura como Señor de Las Torres de Tamayo. Esta muy relacionado con el fundador de “Vilvao”, que a su vez se llamaba Lope Garcia de Salazar.

 

En “Las dos primeras crónicas de Vizcaya” se relata lo siguiente:

 

“Por entonces havia en Castillavieja cuatro solares antiguamente fundados, a saber:

  • El de Bijuesas, de donde vienen los Velascos
  • El de La Cerca, de donde vienen los Salazar de madre
  • El de Salazar (aldea cerca de Medina de Pomar)
  • El de Antiguo, de donde vienen los de Antiguo

 

En Salazar, vivía Lope Garcia de Salazar, que tuvo tres hijos siendo el menor Gonzalo Garcia de Salazar, al cual le mando a la escuela y lo ofreció a la Orden para que pudiese alcanzar alguna dignidad en la Iglesia.

 

Sigue relatando la Historia que “después que falleció su padre, este Gonzalo Garcia que era en edad de diez e ocho años e muy apuesto mancebo de gran cuerpo, vino del estudio a ver sus hermanos. E andando un día a caza con ellos fuesseles un falcon, e fuendo en pos d’el lleagron en La Cerca. E vivia ende un caballero, que le llamaban Martin Ruis de La Cerca, fijo de don Fernand Ruis de La Cerca, que era el mas poderoso que avia en aquel tiempo en Castillavieja, e como llegaron delante de su casa, convidolos para cenar, e fisoles mucho gasajado”.

 

Este, tenia una “fija” que en la h”hora en que se vio” con Gonzalo Garcia, “se enamoraron uno de otro, se ovieron de dorimir” y la “donsella finco preñada”.

 

Al otro día se marcharon. Los hermanos de ella cuando se enteraron fueron en busca de Gonzalo Garcia y le encontraron y le mataron. Cuando nació el niño le pusieron el mismo nombre. Lope Garcia, como su abuelo el de Salazar.

 

En aquella época eran muy frecuentes que se produjeran disputas entre los “Solares”, e históricamente nos interesan las que de hecho se daban entre los Velasco y los Salazar.

 

Dentro de este contexto, es muy probable que las “Torres de Tamayo” estarían incluidas dentro de las propiedades de los Salazar como elemento defensivo y dentro de una línea de enfrentamiento con los “Velasco”.

 

En un “Apeo hecho en el pasado año de 1442” (la copia es de 1844) habla de Juan Alonso de Ojeda, alcalde del lugar de Tamayo, Diego Alonso de Prado y Juan Fernández vecinos de Tamayo, Señor Alcalde e Diego de Salazar regente de la jurisdicción ordinaria de esta villa de Oña…

 

Varios de estos apellidos los veremos posteriormente reflejados muy frecuentemente en los datos correspondientes a los siglos XVII, XVIII y XX.

 

Siglo XVI

Entre los abades del Monasterio de Oña y como sucesor de Fray Alonso Zorrila, en el año 1530, fue Abad Fray Antonio de Tamayo. Tuvo por huesped al Rey Don Felipe el Segundo. Le sucedió Fray Ivan de Valpuesta

 

Los datos que tenemos a partir de finales de este siglo son mucho mas concretos y nos vienen dados fundamentalmente por el Archivo Parroquial y el Archivo Municipal, de donde hemos podido extractar parte de la historia de Tamayo, hasta nuestros días, completando varios aspectos de su vida, como por ejemplo los demográficos, geográficos, festivos, lugares, personas, empleos, características sociales.

 

Siglo XIX: "Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España" por Pascual Madoz: Madrid 1845-1850

                "Tamayo está situado al pie y falda de una pendiente que le defiende de los vientos del norte; reinan con frecuencia los del sur. Su clima es frio pero sano; las enfermedades comunes son pulmonías y reúmas. Tiene 70 casas; escuela de instrucción primaria dotada con 1300 rs, una iglesia parroquial (San Miguel), servida por un cura parroco, y una ermita dedicada a la Virgen de las Nieves; fuera de la pobación se hallan otras dos bajo la advocación de San Frutos y San Sebastián y contiguo a ella un antiguo torreón"

                "El terreno es escabroso, poco fértil, bastante poblada de pinos, encinas y robles".

                "El correo se recibe de Oña"

                "Tiene cultivo de cereales, legumbres, frutas; cria de caza de perdices y palomas"

                "Población: 25 vecinos"

                "Esta es una de las villas que pertenecieron al señorio feudal en la merindad de la Bureba, y cuenta, según se cree, 430 años de existencia. En los días 19 y 20 de marzo de 1848....... (relata un episodio de temblres de tierra que...), no llegó en el Pueblo de Tamayo más que a una casa que derribó".

 

Este estudio, de aquí en adelante, tiene su núcleo más completo, más importante.